El presidente de EE.UU. decidió salir de paseo con sus hijas. Y se fue con ellas el fin de semana a Nueva York, hundiendo a la Gran Manzana en un caos.

Es inevitable que en algún momento los hijos adolescentes ya no quieran pasar tanto tiempo con sus padres. Incluso los hijos de los más poderosos. Y Barack Obama, que resulta es el presidente de Estados Unidos, se lanzó a combatir esa tendencia al pasar un fin de semana con sus hijas “teen” en Nueva York.

El problema fue que los Obama (padre e hijas, y amigas de las hijas) quisieron pasear por la Gran Manzana como si nada: caminata por el Central Park, cena en un restaurante italiano, ida al teatro… Y de hecho lo hicieron, pero al hacerlo pusieron la ciudad patas para arriba, empenzando por el célebre y gigantesco parque.

Cualquier desplazamiento de Obama necesita grandes precauciones de seguridad que congestionan las calles en Nueva York, y el presidente puede atraer numerosos curiosos en un instante.

Un paseo de 20 minutos por Central Park paralizó a conductores de bicitaxis y carros tirados por caballos, ciclistas, patinadores y peatones. Las personas sacaron de inmediato sus teléfonos celulares para fotografiar el momento.

Copiosos vítores se escucharon desde la esquina de una calle el viernes en la noche cuando los Obama salieron del restaurante italiano Carbone, donde se aglomeró una multitud cuando se supo que el mandatario comía en el lugar.

Este no es el ambiente ideal para la vinculación afectiva entre un padre y sus hijas. Pero parece que por ahora es lo único que hay.

Pero lo cierto es que después de estar más de seis años y medio en el escaparate de la Casa Blanca, Malia, de 17 años, y Sasha, de 14, se han adaptado a toda la atención y saben cómo comportarse.

Sasha y dos amigas subieron el viernes al avión presidencial para el viaje a Nueva York sin inmutarse de que habían llamado la atención de los fotógrafos y las cámaras de televisión.

Malia recibió a todos en Nueva York, donde efectúa una pasantía de verano en el estudio de ”Girls” de la cadena HBO.

La primera dama Michelle Obama, que no acompañó a la familia, ya tuvo su periodo de vinculación afectiva con sus hijas cuando las llevó el mes pasado en una gira oficial a Gran Bretaña e Italia.

(Fuente: agencias)