Desde el Ministerio de Educación nacional reconocieron que hay problemas en las universidades “como en todo el país”, pero dicen que están haciendo “grandes esfuerzos para solucionarlos”. Afirmaron que este jueves se “normalizaron los pagos de febrero y marzo” y que ahora buscan “reordenar las prioridades” en cada universidad para “seguir avanzando en las políticas más importantes” que han encarado, como los nuevos sistemas de equivalencias para reducir la deserción o la detección de “áreas de vacancias” donde se requieren profesionales.

“Muchos rectores buscan transformar los problemas en conflictos”, dijeron desde el Ministerio de Educación de la Nación.

Pero los rectores miran los números, y hace unos meses empezaron a levantar la voz. Sobre todo, a medida que se iban postergando los pagos “de funcionamiento” (gastos corrientes). Los salarios, que son casi el 90%, sí están siendo pagados en forma.

“Tenemos un atraso en los pagos, nos reunimos con el ministerio y prometieron solucionarlo en los próximos días”, afirmó César Albornoz, secretario de hacienda de la Universidad de Buenos Aires (UBA).