Tras unas seis horas atrapados entre los vallados, lograron entrar en la ciudad de Melilla. Otros 450 no pudieron y fueron devueltos a Marruecos.

Tras enfrentarse cuerpo a cuerpo con policías, cerca de 150 inmigrantes lograron traspasar la valla e ingresar a la ciudad española de Melilla, en un hecho más de los cientos protagonizados por inmigrantes subsaharianos que a diario intentan escapar e ingresar con desesperación a tierras españolas.

En total, un grupo de 600 personas intentaron ingresar aproximándose a la triple valla fronteriza, pero las fuerzas de seguridad de Marruecos los enfrentaron y contuvieron al grupo, que se dispersó y trató de trepar el vallado dese otros puntos. Más de un centenar de inmigrantes permaneció trepado a la valla durante unas seis horas, bajo la vigilancia de la Guardia Civil española, que no los dejaba ingresar.

Los que pudieron ingresar, ni bien pisaron suelo español se lanzaron corriendo al centro de estancia temporal de inmigrantes (CETI) de Melilla, donde permanecen actualmente casi 2.000 personas, cuatro veces más de su capacidad. Algunos de ellos tuvieron que ser atendidos por las heridas sufridas y cinco fueron trasladados al hospital de la ciudad autónoma.

Cinco horas después, y a solo cuatro kilómetros del lugar donde tuvo lugar el primer asalto, otro grupo de 200 inmigrantes trataba de entrar de la misma forma a territorio español. Las fuerzas de seguridad de España y Marruecos lo impidieron.

El gobierno español de Mariano Rajoy acordó hace unos días reforzar con urgencia la valla fronteriza que separa las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla de Marruecos ante los frecuentes intentos de entrada registrados en los últimos meses.