Foto: Asamblea permanente de la toma - UNSL

Esta mañana, más de 200 trabajadores no docentes se reunieron fuera del Rectorado para intentar dialogar con los estudiantes que mantienen tomada la UNSL y explicarles cómo les afecta a tres mil familias el impedimento de acceder al edificio.

Luego que los alumnos denunciaran un intento violento de sacarlos de las instalaciones y de romper la medida de fuerza tomada, violentando el edificio para poder ingresar por las ventanas, los no docentes acordaron tomar el acceso principal del edificio y suspender indefinidamente la atención en el comedor, en Dospu, en los gimnasios y los polideportivos universitarios.

A través de un comunicado publicado en las redes sociales, los estudiantes responsabilizan a las autoridades de la UNSL por no garantizar su seguridad ni respetar lo acordado con la asamblea permanente.