Adentro del predio ferial de La Rural, el sector agroexportador celebra una nueva edición de la Exposición Rural, el evento que concentra a los grandes ganaderos del país. A fuera, en la puerta principal del predio, sobre la avenida Santa Fe, los pequeños productores de verduras regalan más de 10.000 kilos de su producción para protestar contra la política que lleva adelante el Ministerio de Agroindustria, que en los últimos días eliminó el Monotributo Social Agropecuario (MSA), con el que las familias de bajos recursos que producen las frutas y verduras para el mercado local podían acceder a la jubilación y obra social.

“Hay reclamos concretos y el ministro Luis Etchevehere tiene que ponerse a la altura de las circunstancias y darle una respuesta al sector que produce al comida que consumen los argentinos. No somos los que mandamos porotos de soja a China”, remarcó Nahuel Levaggi, referente de los pequeños productores que hoy convocaron la protesta.

En la puerta de La Rural se armó una larga fila entre lo que iban a retirar algo de verdura gratis. Los productores pusieron dos gazebos desde donde entregaban lechuga, repollo, espinaca y otras hortalizas. Para este verdurazo, que ya se convirtió en la modalidad de protesta de los pequeños productores, planeaban regalar alrededor de 10.000 kilos de hortalizas.

A fines de junio el ministerio de Agroindustria eliminó dicho monotributo y fijó un plazo de diez días para que los pequeños productores se reempadronen en el monotributo social que otorga Desarrollo Social, que sólo cubre una parte del beneficio que percibían las familias. La medida dejó a cien mil beneficiarios en riesgo de volver a la informalidad.

“Este 18 de julio el otro campo, que produce alimentos para millones de familias, que no exporta ni especula con el dólar, realizará un verdurazo en la puerta de La Rural para expresar la crítica situación de su sector”, llamaron a este verdurazo desde la UTT. Los pequeños productores advirtieron que están viviendo “una crisis terminal, sin precedentes” marcada por el contexto de recesión, la devaluación del dólar y el aumento del precio del combustible y del alquiler de la tierra.