El Juzgado de Faltas de Villa Mercedes ordenó la clausura preventiva de una quinta ubicada sobre la ex ruta 7, cerca del predio de los Espejos de Agua, en el que se realizaban fiestas clandestinas.

El pasado domingo, alrededor de las 3.00 de la mañana, personal del Programa Control Urbano constató que se había organizado en el lugar una fiesta clandestina con venta de bebidas alcohólicas y cobraban entrada para ingresar, pese a que la quinta no tenía habilitación para esos fines.

Este jueves, el área cumplió con el pedido judicial y procedió a la clausura del predio.

No es la primera vez que la quinta incurre en faltas: habitualmente funciona como “after” y convoca a personas después de las 7 de la mañana.