El arquero de Vélez reconoció que luego del empate ante Atlético de Rafaela conversó con un integrante de la barra brava pero aclaró que fue en “buenos términos” e indicó que “no es para dramatizar”.
Finalizado el empate sin goles en el estadio José Amalfitani, la cámara de la transmisión captó al arquero quejándose de los silbidos de la hinchada y eso generó que integrantes de la barra del club se acercaran al vestuario para pedir explicaciones.

“Estuve mal yo, fue un momento de calentura y alguno se sintió dolido. Son cosas que quedan adentro de la cancha pero en el vestuario vinieron los muchachos de la barra a conversar en buenos términos, no es para dramatizar”, contó Sosa en declaraciones a TyC Sports luego del entrenamiento matutino.

“No pasó a mayores, quedo ahí, me vinieron a hablar en buenos términos”, reiteró el uruguayo que, sin embargo, confesó que “no estuvo bueno” ya que su familia estaba a escasos metros y deslizó que “fue un error de alguien” haberlos dejado pasar hasta ese sector.

“En lo personal no me sentí identificado con los silbidos porque tuve una buena actuación pero no estoy exento de la mala noche que tuvo el equipo. Estamos pasando un bajón futbolístico luego de un buen arranque con cuatro triunfos”, agregó el ex Boca Juniors sobre la racha adversa que atraviesa el equipo dirigido por José Flores de cuatro partidos sin triunfos con dos empates y dos derrotas.

“Esperaba apoyo de la gente pero en Vélez no están acostumbrados a que pase esto”, concluyó.