Este año, las boletas de Edesur y Edenor sufrirán cuatro subas que, en conjunto, arrojan un porcentaje muy por encima de la inflación proyectada por el Gobierno para todo 2019. Y la primera alza comienza a regir desde este viernes 1º de febrero, en pleno verano y en momentos donde apenas se enciende la temperatura miles de usuarios se quedan sin luz por la falta de obras y mantenimientos de las energéticas.

Así, con una pérdida del poder adquisitivo cercano al 20% para la gran mayoría de los asalariados en 2018, una brutal suba del dólar del 105%, los tarifazos y la inflación que terminó en 47,6%, según el INDEC, este 2019 volverá a resentir fuerte la economía en todos los sectores y en especial de los que menos recursos tienen.

La tarifa de electricidad sufrirá desde este viernes un alza de 26%, en promedio, al que se le sumarán otros aumentos del 14% en marzo, 4% en mayo y otros 4% en abril. De este modo llegará a 55% en el área metropolitana, mientras que el gas también tendrá una suba del 35% contra una inflación estimada por el Ejecutivo en el Presupuesto de este año del 23%.