El huracán Florence, que castiga con furia a Carolina del Norte, ya produjo tres víctimas fatales. Una mujer y su bebé fueron las primeras por la caída de un árbol sobre su casa. El padre quedó herido y fue hospitalizado, informó la Policía de Wilmington, donde el huracán causa estragos.

Minutos más tarde, el director del Departamento de Emergencias del condado de Pender, Tom Collins, precisó que una mujer sufrió un ataque al corazón, y que el equipo médico no pudo llegar a tiempo hasta donde ella se encontraba debido a los árboles caídos que encontraron en el camino.

Se trata de las tres primeras víctimas mortales confirmadas a causa del ciclón en Carolina del Norte, que al momento de tocar tierra generaba vientos máximos sostenidos de cerca de 150 kilómetros por hora.

El huracán Florence, que tocó tierra el jueves, avanzó sobre Carolina del Norte con fuertes vientos de 144 por hora y terribles mareas de tempestad, destrozando edificios y cortando la energía de medio millón de hogares y negocios mientras la zona se prepara para lo que podría ser una larga y destructiva ola de lluvias torrenciales.